¿Dónde está el consul de Orlando, Juan Sabines?

Luego de la matanza perpetrada en el bar gay Pulse, en Orlando, Florida, Estados Unidos, donde fallecieron 50 personas y 53 resultaron heridas, el aguerrido padre Alejandro Solalinde, conocido por la defensa de migrantes, cuestionó en su cuenta de twitter (@padresolalinde):

“Alguien sabe dónde está el cónsul de México en Orlando?”, acto seguido citó la cuenta de la Secretaría de Relaciones Exteriores (@SRE_mx) y la del ex gobernador de Chiapas, Juan Sabines Guerrero (@Juansabinesg).

Tras el cuestionamiento, diferentes usuarios le respondieron al padre Solalinde:
@wicho107 dijo: “está disfrutando del dinero que se llevó de Chiapas. Le dejó a los chiapanecos 50 mil millones de pesos en deuda”


@brititou agregó: “el cónsul @juansabinesg es un bueno para nada, hay mexicanos muertos y él señor ni se ha presentado a trabajar”

https://twitter.com/brititou/status/742390265369923584
@lobito680 indicó: “jamás nos ha defendido son mas ratas que nada lucran con todos ellos”


@robertovvcc mencionó: “disfrutando de la tranquilidad y comodidad q el estado le brinda lo demás puede esperar”.


El cuestionado ex gobernador contestó inmediatamente y refirió que desde primera hora ha estado atendiendo a los connacionales víctimas del trágico suceso, al tiempo que mencionó que ha estado pidiendo información a las autoridades locales.


Tras un intercambio de ideas en torno a la masacre en Orlando, Solalinde le cuestionó: “Por último y para no quietarle su tiempo ud. despacha ahí en el consulado de Orlando”. La pregunta nunca tuvo respuesta.


Finalmente, Alejandro Solalinde posteó la columna de Mauricio Farah titulada “Contra la corrupción: fortalecimiento institucional”, etiquetó a Juan Sabines, a la analista Denisse Dresser y a la Coparmex y fue enfático en dos párrafos, uno de ellos dice:

“Esta reflexión no tiene como propósito negar la eventual responsabilidad que tengan o no los gobernadores salientes. Eso se deslindará en caso de que sean sometidos a investigación, juicio y, eventualmente, a la correspondiente sentencia condenatoria o absolutoria”