Cerca de las 2.00 horas, hora local (06.00 GMT), un hombre armado irrumpía en el club Pulse, local de ambiente de la ciudad de Orlando, para acabar con la vida de 50 personas y herir a más de 50 durante un tiroteo.

El asesino se atrincheró en la sala de fiestas con varios rehenes hasta que la policía local pudo irrumpir en el interior tras efectuar “una explosión controlada” cerca del club para, finalmente, abatir a tiros al sospechoso. 

El equipo policial continúa investigando el suceso en calidad de acto terrorista. El FBI analiza las posibles inclinaciones del sospechoso, extranjero, hacia el terrorismo islamista.


El presidente estadounidense Barack Obama ha confirmado este domingo la hipótesis del ataque “terrorista y de odio” perpetrado esta madrugada contra el club nocturno gay Pulse de Orlando, y ha denunciado que se trata de un ataque contra los valores de igualdad y tolerancia.

“Ha sido un acto de terrorismo y un acto de odio”, ha afirmado Obama en una comparecencia desde la Casa Blanca. El mandatario ha advertido de que se trata de un ataque directo contra los valores de igualdad y tolerancia, “contra todos nosotros” y por eso ha hecho un llamamiento a “amarnos”.

“Es un ataque contra todos nosotros y contra los valores de igualdad y tolerancia (…). Ante el odio y la violencia nos vamos a amar unos a otros y permaneceremos unidos para defender al país”, ha apuntado.

Obama ha recordado que el club Pulse no era solo un club de ocio nocturno, sino que además era “un lugar de solidaridad y empoderamiento”. Por todo ello, ha reconocido que se trata de un día “especialmente duro para nuestros compatriotas LGTB”. “Lo que está claro es que había una persona llena de odio”, ha apostillado.

En cualquier caso, Obama ha destacado que la investigación “por terrorismo” aún está abierta y por ello no están aún claros los motivos del atacante. Aún así, ha reconocido que se trata del “tiroteo más mortífero de la historia americana“.

comentarios

comentarios

Compartir