Ser multimedallista  nacional se dice fácil, pero atrás de cada presea hay una historia de esfuerzo, sacrificio, dedicación  y disciplina.  Y es que para poder ser considerada una campeona  no solo se necesita talento, sino también amor al deporte.

Todo eso lo cumple Yeni Yadira Moreno Antonio, atleta paralímpica que desde que tenía 12 años comenzó a dejar en alto el nombre de Chiapas, su estado.

Actualmente la campeona nacional cuenta con una carrera en la natación de ocho años, mismos en los que ha tenido que fusionar su pasión con el estudio y por supuesto con la ayuda que le brinda a su madre,  María de la Luz Antonio López.

Yeni, no tiene su extremidad derecha pero eso jamás ha sido impedimento para que la originaria de Tuxtla Gutiérrez haga su vida de una manera normal, de hecho esto fue  factor para que la morena de cabello largo incursionara en el deporte y hoy sea un ejemplo a seguir.

“Nací con una malformación. Yo tenía una pierna más larga que otra, por lo que los médicos le dijeron a mi mamá que tenían que amputarme la pierna para que llevara una vida normal. Jamás he sentido que eso me afecté, de hecho hago cosas que las personas con sus dos extremidades no pueden hacer”, dijo en entrevista telefónica desde Acapulco, Guerrero la chiapaneca.

Yeni decidió ir a nadar cuando era una adolescente debido a que su médico se lo recomendó. Desde el primer momento que tocó el agua ella se enamoró de la alberca.

“Fue complicado pero no imposible. Sabía que era por mi salud y me gustó mucho ser nadadora, tanto que a los tres meses fui a mi primera paralimpiada donde conseguí una plata. Ese resultado me inspiró a seguir y hoy gracias a Dios pues tengo un camino recorrido”, comentó.

Yeni ha pasado por muchas peripecias tanto en la vida como en el deporte pero el amor a su madre, al deporte y a su entrenador, Ignacio Domblas Caballero, han hecho que ningún obstáculo la frenen y sobre todo que su sonrisa se borre de su rostro.

Moreno Antonio iniciará el quinto semestre de  la carrera de Contaduría Pública en la Universidad Autónoma de Chiapas (Unach), profesión que eligió debido a que se considera muy buena con los números.

“No es tan sencillo ser una atleta de alto rendimiento y estudiar, y no lo digo por lo cansado que es, sino porque, a veces, es muy costoso. Yo quisiera que alguien me ayudara con una beca en la universidad pero pues sé que es complicado”, mencionó.

A Yeni parece no frenarla nada, ni nadie. Y cuando todos creen que ya llegó a su límite, ella sorprende. Y es que aunque en la actual Paralimpiada Nacional 2016 ella no iba como favorita la atleta le dio a Chiapas tres medallas (una de oro, dos de plata), y aún puede conseguir más, dejando en claro que en la natación paralímpica ella es la reyna en Chiapas.

“No fue fácil conseguir estas últimas medallas pero al final di las marcas y acá estamos. La verdad es resultado del apoyo de mi entrenador y de mi familia, sin ellos esto no sería posible. Aún me quedan pruebas y aunque no sé si logre más, estoy muy segura que daré lo mejor de mí”.

Yeni Moreno tiene varios sueños, uno de ellos es practicar pol dance, porque le llama la atención y sabe que es capaz de poder hacer cualquier actividad física que se proponga.

No me importan las medallas, ni los títulos. Yo amo entrenar, y amo competir. Lo demás es un extra”.

comentarios

comentarios

Compartir