Toman la escuela “Rafael Pascacio Gamboa” para exigir justicia a menores violentados sexualmente

Padres de familia de la escuela “Rafael Pascacio Gamboa” tomaron  las instalaciones de este centro educativo a fin de pedir justicia para los ocho  menores de edad que presuntamente fueron abusados sexualmente por el profesor, Luis Manuel Escobar Guillén.

Minutos antes de las 8:00 de la mañana, los padres de familia arribaron a la institución y pidieron que se les abriera  las puertas a fin  de que un nuevo comité de padres informara los avances del caso,  mismo que  fue turnado a las instancias  gubernamentales correspondientes

 

La situación comenzó a salirse del control cuando el director de la escuela,  Octavio Molina Díaz arribó a  la institución junto a otros profesores a fin de ingresar a su centro laboral pero entre gritos de “complices”, y “corruptos”,  Molina Díaz  tuvo que esperar a que los ánimos se calmaran para poder  hablar con los padres de familia.

Mientras los minutos pasaban al lugar llegaban padres de familia y vecinos que pedían una explicación y con gritos y pancartas exigían que este caso no quedara impune.

 

Entre el tumulto, un representante de la Secretaría de Educación Federalizada pidió al director que diera la orden para que  los padres de familia pudiera ingresar al centro educativo y conocieran a detalle el caso.

Alrededor de las 8:45 de la mañana, los padres de familia pudieron ingresar a la escuela y ahí informaron que  la secretaría de educación ya les había asegurado la destitución del director, además que estarán pendientes de que este caso no quede impune.

El comité aseveró que los padres de los menores presuntamente violentados presentaron las pruebas del caso, y esperan que las autoridades capturen al maestro  Escobar Guillén, quien ya tiene antecedentes de violación  a un alumno en el municipio de Villaflores.

Diferentes versiones indican que una de las madres de los menores violentados acudió a la oficina del director a denunciar el probable abuso, sin embargo Molina Díaz no tomó cartas sobre el asunto y accedió a que el profesor se  fugara.

En la manifestación de este miércoles no estaban presentes los padres de familia de los  menores violentados no quisieron acudir al lugar debido a que esta situación se ha turnado sumamente complicada.