Una demanda no ha sido atendida: la solicitud de aplicación del examen de ingreso a la Escuela Normal Rural Mactumactzá. Las omisas: las Secretaría de Educación y General de Gobierno.

 

Esta falta de atención ha generado una ola de reacciones al estilo de las y los normalistas, con una semana de manifestaciones con bloqueos en La Pochota, Reloj Floral y la caseta de cobro de la vía Chiapa-San Cristóbal; también manifestaciones sobre el boulevard Belisario Domínguez y el 12 de mayo, una conferencia de prensa frente a Palacio de Gobierno que concluyó con el desalojo con la fuerza pública.

 

Este 18 de mayo las acciones se recrudecieron con el desalojo de normalistas y de desplazados de Chenalhó de la caseta que tenían tomada, donde policías de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSyPC) detuvieron a 95: 74 mujeres y 21 hombres, a quienes presentaron ante el Ministerio Público.

 

También, de acuerdo con la versión oficial, aseguraron dos vehículos con cohetones y recuperaron cuatro autobuses y tres vehículos secuestrados de las empresas Barcel, Bimbo y Pemex.

 

 

En las instalaciones de la Normal Mactumactzá la tensión estaba presente, pues estaban rodeados de elementos policiacos; en tanto, en la caseta ocurría el desalojo con gases lacrimógeno y fuerza pública.

 

Desde su sede, la mitad de la matrícula que no fue detenida, comenzó a organizar los posicionamientos. En conferencia de prensa que improvisaron, lamentaron la desaparición de unos 250 normalistas, la cerrazón de las autoridades y lanzaron la acusación que sus compañeras, que habían sido mayoría, habían sufrido agresiones sexuales.

 

“Las violaron y a algunas las tocaron, les metían mano los cerdos policías”, acusaron, al tiempo que exigieron que si no eran liberadas y liberados, las acciones se recrudecerían en los próximos días.

 

Las acciones para exigir la liberación vinieron de inmediato. En la Escuela Normal del Estado, ubicada en la Calzada al Sumidero, unos 50 estudiantes bloquearon en protesta; ahí llegó otro convoy policiaco quienes los dispersó.

 

 

La policía recuperó tres unidades de transporte privado que mantenían retenidas, lanzó gases lacrimógeno a quienes protestaban y durante el acto, reprimió el trabajo de reporteros que cubrían los hechos.

 

La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) también se pronunció al momento y de manera urgente, solicitó a sus bases realizar actos de protesta desde sus municipios. El objetivo principal, fue la exigencia de la liberación de las y los normalistas.

 

El Frente Único Nacional de Trabajadores del Telebachillerato Comunitario en Chiapas marchó por la tarde por lo que denominó “sorpresivo y doloroso ataque hacía nuestros compañeros combativos”, mientras se manifestaban en la exigencia de sus derechos.

 

En contraparte, cámaras empresariales como Coparmex, Canaco, CECH, AMMJE y CMIC respaldaron lo que consideraron la aplicación del Estado de Derecho y las acciones para mantener la paz y la tranquilidad en Chiapas.

 

More

Deja un comentario