in

Menores denuncian maltrato en el DIF estatal

Fueron rescatados de una supuesta red de trata que operaba en San Cristóbal de Las Casas y puestos bajo resguardo de la institución que aseguran los violentó.

Tuxtla Gutiérrez.-  El pasado 17 de julio 23 menores de edad fueron separados de su familia –originaria de la comunidad Chigtón- debido a que supuestamente eran víctimas de una red de trata que operaba en San Cristóbal de Las Casas. Este miércoles, uno de esos niños, denunció que durante el tiempo que estuvieron el DIF estatal sufrieron violencia.

A  través de una conferencia de prensa organizada por la organización Melel Xojobal,  uno de los niños hizo público el maltrato que sufrieron los 23 menores de edad (tres lactantes y el resto entre 2 y 15 años), en las instalaciones del DIF Estatal y en las instalaciones del DIF en San Cristóbal de Las Casas.

 

Cabe recordar que el desmantelamiento de la supuesta red de trata se dio con motivo de la búsqueda de Dylan Esaú, menor que había desaparecido en el Mercado Popular del Sur (Merposur) en San Cristóbal de Las Casas; el niño apareció el 14 de agosto – 44 días después de su rapto-  fue sustraído por una mujer identificada como Margarita “N”.

 

“El único maltrato que hemos sufrido nosotros  fue en el DIF, en  el de San Cristóbal de Las Casas nos tuvieron tres días con la misma ropa, nos decían que nos iban a invitar un desayuno con tal de que dijéramos que conocíamos al niño Dylan, a mis primos les daban refrescos y dulces, nos ofrecían dinero y querían que pusiéramos nuestras huellas en unos papeles pero nos negamos”.

 

Con la voz entre cortada, el menor narró que mientras estuvieron en resguardo por el DIF estatal sufrían castigos, como permanecer sentados hasta cuatro horas; además que los mantenían con la misma ropa y, a veces, hasta sin comer.

 

“Teníamos la misma ropa y no nos bañábamos, solo cuando decían que llegaban visitas nos alistaban y bañaban, pero después de eso nada.  A los más pequeños los castigaban, los dejaban cuatro horas sentados, y nos obligaban a comer cosas que no  nos gustaban, y nos dejaban morir de hambre, y nos engañaban diciéndonos que iban a llegar nuestras tías. El único sufrimiento que hemos pasado ha sido en el DIF”.

 

El menor, agregó que el DIF estatal también los obligaba a hacer tareas como “barrer y tender la cama”, labores que no les costaba hacer, pero que “no realizaban”  cuando vivían con sus familiares.

 

Por otra parte, el menor de edad aseguró que sus familiares jamás los obligaron a trabajar, y que nunca fueron víctimas de violencia, por lo que pidieron a las autoridades la inmediata liberación de su abuela, Josefa Sánchez, así como de sus tías María Hortensia Gómez Sánchez, Maribel Gómez Sántiz y Juana Montejo González.

 

“No es cierto que nos pedían una cuota de 200 pesos, salíamos a trabajar porque queríamos aprender y nos gustaba, jamás nos obligaron y lo que están diciendo es una mentira. Mi abuela me daba amor, me daba calzado, comida, ropa, y me cuidaba, mi abuelo, Adolfo, que en paz descanse, era todo para nosotros y fue asesinado en el penal 5 de San Cristóbal de Las Casas”, dijo el menor.

Por su parte, la asociación Melel Xojobal denunció “las violaciones a derechos humanos por parte de la Fiscalía de Trata y por la Procuraduría Estatal de Protección por la detención arbitraria, privación de libertad de 23 niñas y niños de la comunidad de Chigtón y cuatro mujeres injustamente acusadas de trata de personas, incluyendo a una adulta mayor entre ellas”.