in

Exigen justicia para abuelita víctima de violencia

A doña Lucrecia de 82 años su vecino la ha violentado y robado; las autoridades han sido omisas, la están exponiendo a riesgo feminicida, advierten.

Tuxtla Gutiérrez.-  Doña Lucrecia Gumeta Santos, es una mujer de 82 años que teme por su vida, pues su vecino Juan “N” no solo la violenta físicamente, sino que ha entrado a su domicilio a robarle sus pocas pertenencias.

 

El temor por morir en manos de Juan “N”, hizo que doña Lucrecia denunciara, sin embargo “las autoridades han sido omisas”, dijo la activista Selene Domínguez, quien este jueves hizo público el caso.

 

La representante de la Red de Familias Víctimas de Feminicidio en Chiapas, declaró que el agresor de doña Lucrecia, Juan “N”,  “lleva años golpeando” a la mujer de la tercera edad, quien por mucho tiempo “prefirió no denunciar”, y por si fuera poco tiene denuncias por parte de su esposa e hijos de violencia intrafamiliar.

 

“En 2013  Juan ‘N’ entró a la casa de la señora Lucrecia, le pegó y le robó, fue denunciado y estuvo un tiempo en la cárcel. Salió en 2015 pero ahora más agresivo, constantemente amenaza y violenta a la señora de 82 años, quien por miedo decidió callar, aunque su nieta le pidió denunciar porque está en riesgo eminente de feminicidio”, contó la activista.

 

El 30 de agosto las agresiones de Juan “N” hacia doña Lucrecia fueron más graves, ese día el sujeto fue armado a casa de la octogenaria a “romperle la puerta, ventanas y a robarle cosas de su puesto de comida, con el que se gana la vida”.

 

Por miedo a que Juan “N” la asesinara, doña Lucrecia y su nieta llamaron a los servicios de emergencia para pedir ayuda, pero las autoridades municipales no le tomaron la importancia a su denuncia.

 

Ese mismo día Juan “N” no solo violentó a la señora Lucrecia, pues al salir de la casa de la octogenaria fue a la suya en donde “golpeó a su esposa y a sus hijos, a quienes también los amenazó de muerte con un machete y una pistola”.

 

La familia de Juan “N” también pidió ayuda  a los servicios de emergencia, quienes llegaron a tiempo porque se encontraban “atendiendo”  a la señora Lucrecia, sin embargo “ahí tampoco aplicaron los protocolos”, por lo que el sujeto fue “detenido por faltas administrativas y no por violencia familiar”.

 

La activista decidió hacer público la “omisión e ineptitud” de las autoridades debido a que la vida de doña Lucrecia, así como de la esposa e hijos del agresor Juan “N” está en peligro, pues el sujeto “es un potencial feminicida”.

 

“Juan ‘N´ consume bebidas embriagantes, se droga, ha estado en la cárcel y aunque según ha  pagado condenas continúa delinquiendo y siendo un peligro para doña Lucrecia, su esposa y sus hijos.  Hago un llamado a la intervención ciudadana, que si sabemos que alguien sufre violencia nosotros seamos los que denuncian, también pido a la CEDH, a la visitadora de la mujer y al visitador de la niñez y la adolescencia para proceder de manera inmediata, que emitan una recomendación a las autoridades por exponer con su omisión a riesgo feminicida a dos mujeres y a una adolescentes”, finalizó.