in

Pérdidas cuantiosas por cancelación de graduaciones

El negocio de las fotografías panorámicas y renta de togas resultó severamente afectado por la pandemia.

Tuxtla Gutiérrez.- La cancelación de las ceremonias de graduación no solo afectó a los alumnos que concluyeron satisfactoriamente  alguna etapa académica, sino también a aquellas empresas dedicadas a la toma de fotografías panorámicas y renta de togas.

Balmores  Navarrete Moreno,  es propietario de la empresa Pixel Arte, la cual desde hace siete años se dedica a la fotografía de graduación y de estudio, así como a la renta de togas, por lo que la contingencia por la pandemia de Covid- 19 significó un duro golpe para su economía.

“Nos vimos muy afectados por la contingencia, de hecho muchos compañeros de trabajo tuvieron que cerrar sus negocios. Nosotros teníamos muchos contratos, y aunque tratamos de convencer a los clientes de que no cancelaran varios decidieron cancelarlos, pero aquellos que decidieron continuarlos recibieron más plazos de pago y promociones porque la pandemia golpeó económicamente a todos y para nosotros el cliente es primero”, indicó el empresario.

Navarrete Moreno, comentó que muchos egresados de la universidad decidieron solo cambiar la fecha de la toma de fotografía grupal, pues consideran que es importante contar con este recuerdo.

“Tenemos varios clientes que se tomarán la foto grupa de graduación de la carrera el próximo año, pero si tenemos varios que nos cancelaron, por ejemplo todos los años tenemos un contrato con una escuela  y lamentablemente decidieron que ya no querían, solo ahí eran 500 alumnos”, lamentó.

El fotógrafo dijo que con su equipo de trabajo investigaron los protocolos que empresas en su ramo a nivel internacional implementaron para seguir brindando el servicio; además se comunicaron con médicos especialistas para que los asesoraran en el regreso de la “nueva normalidad”.

“El gobierno no dio información acerca de protocolos y tampoco una buena solución para la reactivación, así que nos pusimos a investigar, consultamos a médicos y armamos el nuestro que debe seguir el  cliente. Ahora que estamos trabajando les pedimos guardar la sana distancia, usar gel antibacterial y cubrebocas en todo momento, solo se lo quitan ya cuando se va a tomar la fotografía, que es algo muy rápido; además nuestras togas y birretes, bandas están desinfectadas, contamos con un equipo industrial de limpieza”.

Al igual que otras empresas, el propietario de Pixel Arte se vio en la necesidad de recortar parte de su personal, pues no contaba con los recursos para poder solventar la nómina y los pagos de servicios.

Tratamos hasta el final de conservar a nuestro personal, pero no pudimos, de verdad que fue muy doloroso porque uno los ve como amigos, yo creo que eso ha sido una de las situaciones más difíciles de la pandemia”, comentó.

Pese a que ya comenzaron a trabajar, el empresario señaló que tienen muy pocas ganancias, pues muchos de los productos que manejan subieron de precio y con tal de no lastimar la economía de los clientes prefirieron sacrificar sus utilidades.

“No quisimos bajar estándares de calidad aunque los materiales  subieron mucho de precio, por ejemplo el de las placas grabadas que son de aluminio, el cual lo hemos pagado casi al doble, pero nosotros no subimos costos, los mantuvimos y hasta pusimos promociones porque el cliente debe saber que aunque la situación está complicada nosotros queremos trabajarles a ellos”, finalizó.