in

Adiós a 6 mil restaurantes y 60 mil empleos en Chiapas si se agudiza la crisis

Yamil Melgar, secretario de Economía, está preocupado pero no ocupado; el empresariado está haciendo hasta lo imposible por abrir sus empresas

Samuel Revueltas

En Chiapas, ante la pandemia por el COVID-19 y si la crisis se agudiza, unos 6 mil restaurantes podrían cerrar definitivamente y con ello se estarían perdiendo alrededor de 60 mil empleos, lamentó Guillermo Acero Bustamante, presidente en el estado de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (CANIRAC).

Ahora que la entidad está en semáforo naranja, indicó en conferencia de prensa que ya un 60 por ciento empezó a reabrir bajo un estricto protocolo de salud como lo marcan los procedimientos; de momento, son 2 mil las empresas que ya no volverán a subir sus cortinas.

Quienes están en las condiciones de volver a ofrecer el servicio, precisó, tendrán que afrontar una realidad poco atractiva porque los negocios no generarán utilidades porque el aforo está en un 50 por ciento y además los gastos que están teniendo tanto de insumos como del plan de sanidad que incluye gel antibacterial, caretas, entre otros elementos.

Cuestionado sobre el acercamiento de las autoridades para enfrentar esta crisis económica generada por la crisis sanitaria de la pandemia, comentó:

“Tenemos esa gran debilidad en nuestro sistema, no hay apoyo al sector, no solo al sector restaurantero; únicamente salió el 7 de mayo el crédito Impulso, de Nacional Financiera, que obviamente tenía seis meses de gracia para no afrontar el pago, el monto era de 50 mil a 5 millones, ahí sí fue un gran apoyo (…) Aquí la debilidad era la banca, que los requisitos que daban no se cumplía, como el promedio de tres meses de ingresos y la industria estaba paralizada”, apuntó.

Sobre la actuación de Yamil Melgar Bravo, secretario de Economía y del Trabajo, el presidente de Canirac dijo que ha habido diálogo constante, que está preocupado por los diferentes sectores, pero que desgraciadamente los recursos son federales y limitativos, etiquetados y por tanto no ha habido apoyos.

El sector restaurantero esperaba que al menos en el plano municipal hubiera condiciones para condonar el pago en los recibos de agua, aunque comprenden cómo está la situación del Ayuntamiento, lamentablemente tampoco ha habido apoyo en este sentido.

“Los números no son alentadores a futuro, no es de que ya terminó la pandemia y vamos a la recuperación, no; han cambiado los hábitos de muchas personas, es un problema sistémico a nivel mundial y que nos pega a todos los sectores, el de restauranteros es de los más afectados con esta situación”, agregó.

El presidente de Canirac precisó que en Tuxtla hay 5 mil restaurantes, en Tapachula son 2 mil 600 y mil 800 en San Cristóbal, entre agremiados y no y formales e informales; Tuxtla es el municipio más afectados porque el número de restaurantes es mayor.