¿Hasta dónde puede ser válida la permisibilidad de que lleguen a puestos públicos de primer nivel personas que nunca han tenido una responsabilidad gubernamental?

 

La pregunta viene al caso luego de que se supiera la separación del cargo o renuncia voluntaria, como le quieran llamar, de Judith Hernández Ramírez, directora del Instituto de la Juventud del Estado de Chiapas.

 

Una dependencia que debiera ser estratégica pues en Chiapas es joven el 26.9 por ciento de la población, ha sido relegada y durante el último año, fue letra muerta en acciones y programas en beneficio de este sector.

 

Un año en el que la nota fue el suicidio en jóvenes, Judith Hernández brilló por su ausencia. No hubo posicionamientos en este sentido, no hubo reuniones para atender el tema de manera coordinada con otras dependencias, no hubo programas ni políticas pública. No, no y no, nada.

 

Sin embargo, tras haber cobrado un año un sueldo no devengado, se va; según el comentario extraoficial, porque aceptó una beca en los Estados Unidos. En tanto, la dependencia queda en el hoyo y el tema de suicidios sigue latente.

 

Y volvemos con otra pregunta: ¿Es justo que existan servidores públicos que luego de mostrar su incompetencia, les dejen el camino libre?

 

Quienes deben de poner sus barbas a remojar son otras y otros incompetentes como el secretario de Salud, el tabasqueño José Manuel Cruz Castellanos, quien por no bajar los recursos a tiempo generó la propagación del dengue, cerrando el 2019 con 22 muertes.

 

O qué decir de la escalada en la cifra de feminicidios, donde la secretaria de Igualdad de Género, María Mandiola, solo se limita a declarar que no le corresponde.

 

Así con los funcionarios de la 4T.

 

RECADOS:

 

PARA LOS PRESIDENTES MUNICIPALES: Que vaya que cómo disfrutan hacer el ridículo y avergonzar lo que representa una administración pública, al motivar partidas de rosca en sus municipios como actos de gobierno. Señoras y señores, más políticas públicas a favor de la niñez para garantizar que vivan en entornos de armonía, ¡esa es su función!

 

PARA JERÓNIMA TOLEDO: Tía, es muy grave lo que está pasando en San Cristóbal de Las Casas, municipio que usted “gobierna”. Urge una purga en su corporación policiaca, no es posible que al Pueblo Mágico la bruja del cuento se llame delincuencia y esté quitándole el encanto a tan emblemático sitio.

Anuncios

Deja un comentario