Inicio crónica

crónica

video
Cuarenta y ocho horas después de nacida enfrentaba un cielo de metrallas de gases lacrimógenos, petardos, piedras y cohetones.
Algunos ya no podían y mejor se refugiaban bajo la sombra de algunos árboles y otros clamaban porque les regalaran agua, pero en el trayecto no había casas, ni poblados.
Don`t copy text!