Inicio crónica

crónica

Algunos ya no podían y mejor se refugiaban bajo la sombra de algunos árboles y otros clamaban porque les regalaran agua, pero en el trayecto no había casas, ni poblados.

Llamar