Publicidad...

Por ser de ‘otro bando’, los dejaron sin empleo pero no les avisaron, algunos son adultos mayores y otros tienen más de 20 años de antigüedad; el 3 de enero fueron corridos a golpes por encapuchados.

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.- Por ser de ‘otro bando’, a trabajadores del Instituto de Estudios Superiores de Chiapas (IESCH), Universidad Salazar, los dejaron sin empleo pero no les avisaron.

De los afectados, algunos son adultos mayores y otros tienen más de 20 años de antigüedad; la madrugada del 3 de enero fueron corridos a golpes por un grupo de encapuchados.

Tras la irrupción, de nuevo tomó el control el ex diputado, Emilio Salazar Farías, días después de que su padre, Emilio Salazar Narváez, lo acusara de enriquecimiento ilícito y anunciara que había sido expulsado de la administración de la empresa familiar el 31 de diciembre de 2021.

Durante una entrevista para Alerta Chiapas, Salazar Narváez acusó a Salazar Farías de poseer vehículos cuyos costos alcanzan cifras millonarias que no corresponden a sus ingresos como diputado.

En la entrevista también señaló que nunca ha cedido sus acciones de la Universidad Salazar y que los documentos presentados por Salazar Farías están hechos con firmas falsificadas.

Varios de los empleados que denunciaron despido, relataron que se encontraban en horarios laborales cuando un grupo de personas ingresó al inmueble con lujo de violencia, resultando varios con lesiones.

Al menos cinco de los agredidos presentaron una denuncia ante la Fiscalía General del Estado (FGE) por lesiones y robo; hecho por el cual ya no les fue permitido el regreso a su centro de trabajo, mismo del que ya había tomado posesión el ex diputado por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM).

“Un grupo como de 15 personas me golpearon con una coa causándome una lesión en la cabeza y múltiples golpes en todo mi cuerpo y más pronunciados en mi ojo y pómulo lado izquierdo”, relató un trabajador afectado.

“Me empezaron a golpear ocasionándome agresión física, recibí golpes contusos en la parte baja de mi pie izquierdo y diversos golpes en ambas costillas, Y espalda dejándome con hematomas, así como también me despojaron de mi equipo de trabajo”, mencionó uno de los denunciantes.

Días después se presentaron a su centro de trabajo y el acceso les fue restringido; allegados al político -Salazar Farías- les informaron que la medida obedecía a que eran considerados del ‘equipo’ de Salazar Narváez.

 

Publicidad..

Deja un comentario