No obstante el impacto sobre el producto y la demanda a través del empleo registró un golpe importante en las principales naciones de esta región en América Latina, el ritmo de crecimiento es –aunque lento- sólido. 

En ello destaca un entorno donde las economías sudamericanas anotan cuotas de crecimiento –en términos de PBI real- claves para la demanda y el consumo, y ante ello también resalta un hábitat global desde el trading de materias primas o commodities con un ciclo de precios favorable para las naciones tanto de la cuenta del Pacífico o región andina, como de la cuenta del Atlántico donde se detecta la presencia de Brasil: la economía más grande de Latino América.

El dato. Aquí puedes acceder a información del trading de materias primas y forex trading de monedas de América Latina. 

Rebotes

Brasil tras la caída del producto en el 2020 de -4,2% interaño de acuerdo con las autoridades económicas de este coloso sudamericano, cerraría –según los datos estimados por el Fondo Monetario Internacional [FMI] en su reciente reporte económico mundial de julio pasado- en un avance de +5,3% impulsado en concreto por el ciclo alcista de materias primas: sobre todo de la soja, pero en un contexto donde la COVID 19 golpea al Brasil. 

En términos generales y para toda la región, “Después de una contracción de 7% en 2020 por la crisis de la COVID 19, la más pronunciada en el planeta, el Producto Interior Bruto [PIB] de América Latina y el Caribe se espera que crezca 5,8% en 2021 y 3,2% en 2022”, dice el reporte del fondo. 

Con datos del observatorio del Johns Hopkins Hospital [JHH], la economía más grande en términos de mercado y de negocios de América Latina ata –para la semana móvil de entre el 5 de agosto al 11 de agosto- de 32.445 nuevos casos de contagio por la COVID 19 o 103,4 casos por cada cien mil habitantes. 

Lo que coloca a la nación atlántica como una de las economías más afectadas por el patógeno, oscureciendo –de cara a la tercera ola de infecciones de septiembre- al país, cuyo crecimiento económico puede complicarse a corto plazo. 

Perú cayó en el 2020 en una impresionante horquilla –en términos de PBI real- de -11,12% interanual, destacando un temprano apagón económico que se ubicó entre marzo y junio del 2020 [uno de los más precoces de la región]. 

Según el banco de inversión JPMorgan, la nación andina crecerá en el 2021 en +10,8%. 

No obstante un saludable ritmo de vacunas para el Perú –según las autoridades sanitarias de la quinta economía más grande de la región- de alrededor del 45,9% de la población vacunada con una y dos dosis [lo que favorece ante la amenaza de la variante delta], este país acusa de una estabilidad política que ha decantado en una incertidumbre económica habida cuenta un nuevo Gobierno de izquierdas que no decanta en buenas señales para los mercados. 

En este hábitat, destaca una devaluación que golpea al cruce soles versus dólares de los Estados Unidos [USD/PEN].

Y se agregan como variables críticas una inflación del 3,81% interaño para julio según el ente rector de las estadísticas del Perú, un desempleo de dos dígitos para el último trimestre y señales poco claras del nuevo presidente Pedro Castillo: un maestro de escuela rural de izquierdas.

Todas son el escenario base de una economía en problemas pese a sus impecables indicadores macroeconómicos: fiscales y monetarios y con un saludable frente de reservas. 

Para el JHH, el Perú anotó 1.482 nuevos contagios o 29,4 casos por cada cien mil habitantes para la semana móvil del 5 de agosto al 11 de agosto. 

Colombia, Chile y Argentina tras caer en el 2020 en -6,8%, -5,8% y -9,9% rebotarán –en este 2021 y de acuerdo con datos del FMI y del JPMorgan- en +7,3%, +9,5% y +6,4%. 

Colombia, señala el observatorio del JHH, ata –para la semana móvil del 5 de agosto al 11 de agosto- de 75,4 casos por cada cien mil habitantes; Chile, con 32,5 casos por cada cien mil habitantes y cierra Argentina con unos complicados 171,9 casos por cada cien mil habitantes. 

No obstante no ubicarse en el espacio económico sudamericano, la segunda economía más grande de América Latina –México- cayó en 2020 en -8,1% pero ganará terreno en este 2021 rebotando en +6,3% señala el FMI en su revisión a julio. 

México ata, dice el JHH, de 94,4 casos por cada cien mil habitantes para la semana móvil entre el 5 de agosto y 11 del mismo mes. 

More

Deja un comentario