Samuel Revueltas

 

El agresor de Mariana está identificado pero no está detenido, así como la dependencia omisa que llevó a la muerte a la médico pasante en servicio social en Nueva Palestina, Ocosingo, se trata de la Secretaría de Salud, señalaron Lourdes Dávalos Ábrego, su madre y el abogado Carlos Hugo Tondopó Hernández.

“Desde el momento que ella denuncia (Mariana) ante la autoridad administrativa un acoso, un tocamiento, desde ese momento la autoridad sanitaria debió dar aviso al ministerio público, debió haber tomado todas las medidas necesarias para quitarla de ese lugar; sino lo hizo existe responsabilidad y existen nombres y apellidos y tienen que haber consecuencias legales”, apuntó el abogado.

Luego de acudir a la Fiscalía General del Estado, brindaron una conferencia de prensa donde la madre de Mariana indicó que ya se presentaron testigos de dependencias a declarar. Hasta el momento, es el avance de la investigación.

Lourdes Dávalos recordó que Mariana solicitó su cambio, ante el acoso que estaba padeciendo, ante su jefa inmediata de la clínica, quería irse a Teopisca.

-¿Entonces estamos hablando que de esto tenían pleno conocimiento funcionarios de la Secretaría de Salud? –Se le preguntó a la madre.

-Sí, así es. Desde un inicio ella no quería estar en ese lugar (Nueva Palestina).

Cuando ocurrió su deceso, quien llamó a la madre de Mariana fue la directora de la Facultad de Medicina de la UNACH para darle el pésame; su reacción fue explosiva.

La madre de Mariana recordó que desde noviembre a su hija la estaba hostigando un compañero de trabajo, se trata de un sujeto la molestaba mucho y que llegaba borracho en las noches, que en ocasiones intentó entrar a su cuarto a la fuerza.

“Se tienen nombres, se tienen apellidos, se tienen ubicaciones”, dijo el abogado sobre el agresor de Mariana, al tiempo que refirió que no quieren que haya chivos expiatorios, por ello no quieren una investigación de 24 horas, pero sí una real.

 

Decisión de cremación no fue de la madre

 

Aunque evitaron abundar en declaraciones para no entorpecer las investigaciones o dar nombres para evitar que ante una detención salgan en libertad los responsables, lamentaron la controversia por la incineración del cuerpo, sin ser tomados en cuenta.

“A mí nadie me preguntó si la iban a cremar, no, yo no firmé nada (…) yo no ordené nada para que la cremaran, sin embargo fueron por cuestiones de tiempo, llegué bastante tarde a la velación, al velatorio, solo me dio tiempo de despedirla y vi que había mucha prisa, mucha prisa”, relató Lourdes Dávalos.

El abogado, que recalcó que no sabe si cremar el cuerpo sin consentimiento es una violación procesal, argumentó ante el cuestionamiento de haber defendido a un feminicida, quien mató a Viridians, que sólo se encargó de la defensa en salud del agresor Fernando Rosales Toledano, no del proceso.

Por otra parte, dijo que no aceptan lo que la Fiscalía dijo en un comunicado, que el deceso se trató por asfixia por ahorcamiento.

More

Deja un comentario