Rubí Zúñiga.

Se fue “Don Migue”, codiciado peluquero de los 70’s – 80’s, confidente de generaciones, atendió a personajes como Rafael Pascasio Gamboa, Samuel León Brindis y Felipe Aguirre Franco.

Tuxtla Gutiérrez. Don Miguel Alonso Martínez, tenía 89 años de edad, desde la década de los 60´s se dedicó al oficio de peluquero, era propietario de la barbería “El buen tono”, el lunes, pese a que contaba con buena salud, perdió la vida a causa de COVID- 19.

Desde que inició la contingencia su familia le pidió quedarse en casa para no exponerse a un contagio y le brindó las opciones económicas para que no tuviera la necesidad de salir, “Don Migue” siguió laborando, pues para él su gran pasión era su oficio.

El dueño de “El buen tono”, peluquería que por muchos años estuvo en el de la ciudad de Tuxtla Gutiérrez estuvo casi una semana internado, su avanzada edad fue una de las principales causas del por qué no pudo ganarle la batalla al COVID- 19.

“EL BUEN TONO”

Por casi cinco décadas, la peluquería “El Buen Tono”, estuvo en el centro de la capital chiapaneca, ahí don Migue atendió a cientos de generaciones de familias tuxtlecas, y a una que otra figura de la política del estado como los ex gobernadores Rafael Pascasio Gamboa, Samuel León Brindis y a monseñor Felipe Aguirre Franco.

Don Miguel Alonso y su hermano Emilio, heredaron el oficio de su tío Cipriano, y fue gracias a su talento que se convirtieron en los peluqueros más codiciados entre los años 70´s y 80´s de Tuxtla Gutiérrez.

Gracias a su trabajo, el nacido en el barrio Los Milagros sacó adelante a sus cuatro hijos, y aunque la vida le dio golpes fuertes al perder a su esposa y a una hija él jamás se rindió y por el contrario dedicó su vida a su familia, en especial a tres de sus nietos, quienes al final se hacían cargo de él.

Don Migue inició cobrando dos pesos por corte, y terminó con una cuota de 70 pesos, vivió y se acopló a los cambios en los cortes de cabello, vio a muchos de sus clientes tener hijos y nietos, compartió sus pesares y alegrías, fue su confidente y amigo.

El tuxtleco, era un apasionado a los deportes, diario salía a correr como mínimo ocho kilómetros, además era amante de la lectura, la música, la radio y el periódico.

Hace algunos meses, don Migue había cambiado de ubicación a su peluquería “El buen tono”, en sus últimos laboraba en la 3ª poniente entre 9 y 10ª sur, ahí se mudó con su clásica silla, con un par de espejos y tres butacas que compró 20 años atrás del Cine Alameda.

Hoy sus familiares, amigos y clientes despiden al peluquero Don Migue. Su buena alimentación, sus hábitos deportivos  y su estilo de vida le permitieron vivir 89 años sin ningún padecimiento, sin embargo el COVID- 19 no tuvo piedad y le arrebató la vida.

Se calló “El buen tono”, por el coronavirus 16B20F0C F357 418B 90C2 759AC2240DCD
Se calló “El buen tono”, por el coronavirus C87BAA9C EE40 4CEA 80CA 6AA84299DFC9



7 / 100 Puntuación SEO
Anuncios

Deja un comentario