Tuxtla Gutiérrez. Chiapanecas, parachicos, toles y chinchines son algunas de las figuras que vende desde hace 10 años la piñatería Moka Cakes, que a través de este arte pretende hacerle un pequeño homenaje a la Fiesta Grande de Enero.

Josafat Hiram Molina Kabsch, propietario del establecimiento dijo que a mediados de diciembre comienzan con la preparación de las figuras tradicionales del Pueblo Mágico de Chiapa de Corzo, ya que la demanda es alta.

El tiempo de elaboración de cada pieza es de aproximadamente tres días, pues se busca que cada pieza esté bien detallada y se apegue a la vestimenta original de la chiapaneca y el parachico.

“Para mí es un orgullo aportar algo a la Fiesta Grande de Enero, y que mejor que hacerlo con el arte de la piñatería. Alrededor del 15 de diciembre empezamos a hacer el armazón de los cuerpos, recortamos las flores, hacemos los vestidos para que ya los primeros días de enero saquemos al parachico y la chiapaneca”, comentó.

Sin embargo, la piñatería no solo vende estas figuras durante la Fiesta Grande de Chiapa de Corzo, sino todo el año, además al ver que en el establecimiento realizan este tipo de obras la gente les pide que hagan con otros trajes típicos del país.

“Durante todo el año nos han estado pidiendo parachicos y chiapanecas, y también nos solicitan piñatas con otros trajes típicos del estado y de la Republica. Las grandes cuestan 160 pesos, pero también manejamos una mucho más grande, que mide 1.60 de altura en 300 pesos”, dijo Molina Kabsch.

La gente de Chiapa de Corzo es la que más acude en estas fechas a adquirir sus piñatas, ya que las usan para decorar casas, negocios y calles, pues como buenos anfitriones buscan que aquellos que llegan a la Fiesta Grande de Enero se lleven la mejor imagen de la festividad y del Pueblo Mágico.

Anuncios

Deja un comentario