Gabriela Coutiño

Tuxtla Gutiérrez, Chis. 12 Oct.- Elementos de la Guardia Nacional, de la Policía Federal y del Instituto Nacional de Migración (INM), frenaron el avance de unos 2 mil migrantes centroamericanos, caribeños y africanos que este sábado partieron en caravana desde Tapachula rumbo a la Ciudad de México, donde exigirían hablar el presidente Andrés Manuel López Obrador y resuelva la situación migratoria de miles varados en la frontera sur.

Los uniformados se apostaron sobre la carretera costera a unos 9 kilómetros antes de llegar a la ciudad de Huixtla, para contender el paso de los hombres, mujeres, niños, niñas de Guatemala, Honduras, El Salvador, Cuba, Haití y países de África, dijo Irineo Mújica Arzate de la organización Pueblos Sin Fronteras.

Los militares y policías dijo el activista, encapsularon al contingente; al verlos los migrantes corrieron a los costados de la carretera internándose en la maleza, perdiéndose entre los ranchos, pero fueron buscados por los uniformados que quieren convencerlos que regresen a Tapachula para iniciar un proceso de regularización de estancia en el Instituto Nacional de Migración.

“Aquel que desee pasar a los camiones por su seguridad, por los niños, por las mujeres, los estamos esperando“, dijo un oficial de la Guardia Nacional.

La caravana apenas había caminado 20 kilómetros, en el trayecto los sorprendió un aguacero, por lo que algunos migrantes agotados de la caminata y de la lluvia que les cayó, se entregaron y fueron subidos a autobuses para ser trasladados de regreso a Tapachula. “La caravana fue desmantelada”, afirmó Irineo Mújica.

El activista señaló que otros migrantes fueron perseguidos por varios metros, pues se negaron a entregarse.

La nueva caravana de migrantes había salido la madrugada de este sábado desde Tapachula, con el objetivo de llegar a la Ciudad de México y solicitar al presidente Andrés Manuel López Obrador resuelva la situación migratoria de miles de personas que llevan varios meses varados en la frontera sur debido al plan de contención que les impide llegar a Estados Unidos.

Al frente del contingente iba el activista Luis García Villagran, quien pidió este sábado con un grupo de migrantes que se refugiaron en el municipio de Huehuetán, diálogo con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Anuncios

Deja un comentario