Maestros, vendedores ambulantes, villas navideñas, pista de patinaje es todo lo que se encuentra actualmente en el Parque Central de Tuxtla Gutiérrez.

Es prácticamente imposible caminar en el zócalo de la capital chiapaneca porque entre las casas de campaña, los baños públicos y todos los vendedores. Son pocos los espacios para poder caminar agusto.

Esto sumado a que hay un sinfín de material que será utilizado para concluir la construcción de la pista de patinaje y el tobogán de miedo hacen que la plaza sea un caos total.

En su primera noche de platón las vendedoras de tamales, elotes y diversos artículos hicieron su propia venta nocturna, y es que se instalaron en plena Avenida Central y comenzaron a venderle a todos los maestros instalados en la plaza central.

De hecho, la situación es aún más pesada en ciertas horas del día debido a que sobre esa zona transitaban los peregrinos de la Virgen de Guadalupe, quienes han tenido que tomar las calles alternas, y algunos hasta pasar sobre el campamento del magisterio.

image2 (1) image1 (1) image4

comentarios

comentarios

Compartir